Añadir nuevo comentario

Añadir nuevo comentario

El reto de los Identificadores Persistentes

I+D+i, IDEs, INSPIRE, 0 comentarios

Un identificador persistente (PID) actúa como referencia estandarizada e invariante de larga duración de un recurso digital, independientemente de su estado, localización o propietario actuales. Aunque varios Estados de la UE disponen ya de ciertas estructuras de gobernanza, procesos, normas, directrices y herramientas para gestionar identificadores en sus Infraestructuras de Datos Espaciales (IDE), sus enfoques son diferentes entre sí y se encuentran en distintos niveles de madurez. Por este motivo, la implementación de PID para objetos espaciales es uno de los desafíos más inmediatos en la aplicación de la Directiva INSPIRE.

La primera referencia en la legislación de INSPIRE al concepto de PID se encuentra en el artículo 8(2) de la propia Directiva INSPIRE. Este artículo dice que los reglamentos que definan las reglas de implementación para los conjuntos de datos que correspondan a temas del Anexo I o II incluirán “un marco común de identificación única de los objetos espaciales que sirvan de referencia para situar los identificadores en los sistemas nacionales a efectos de garantizar la interoperabilidad entre ellos”.

¿Cuál es el propósito de este marco? Lo podemos resumir en:

  • Identificar o localizar objetos espaciales mediante PID.
  • Gestionar el ciclo de vida de los objetos espaciales.
  • Soportar la reutilización proporcionando un PID a cada recurso.
  • Establecer un marco de interoperabilidad entre los diferentes sistemas nacionales para identificar objetos espaciales.

En cuanto a su implementación, el Reglamento 1089/2010  de la Comisión Europea, que desarrolla la Directiva INSPIRE en lo que se refiere a la interoperabilidad de los conjuntos y los servicios de datos, define en sus artículos 9 y 10 cómo debe ser el modelo de PID para objetos espaciales. Los expertos responsables de los aspectos técnicos de la implementación de INSPIRE recomiendan la utilización de HTTP URI para implementar los PID de objetos espaciales.

El Reglamento 976/2009 que desarrolla la Directiva INSPIRE en lo que se refiere a los servicios de red determina que los servicios de localización deben permitir las búsquedas de metadatos mediante el PID del objeto espacial. Además, los servicios de visualización deben proporcionar el PID del recurso utilizado para crear cada capa visualizada. Finalmente, los servicios de descarga deben permitir utilizar también estos PID para indicar qué conjunto de datos u objeto espacial concreto se desea descargar.

Ahora bien, a pesar de las diferentes referencias y recomendaciones sobre PID en INSPIRE, tal y como recoge el informe State of Play para el proyecto ARE3NA, no existe una estrategia de gobernanza de PID compartida por los Estados miembros y la Comisión Europea. Tan solo se hace referencia a la necesidad de que exista un marco común. Informes como Governance of Persistent Identifiers han de ser considerados como documentos para crear debate sobre la gobernanza de PID en INSPIRE.

En el contexto español, la Norma Técnica de Interoperabilidad de Reutilización de recursos de la información (NTI RRI) establece en su parte IV que los recursos de información reutilizables estarán identificados mediante referencias únicas y unívocas utilizando HTTP URI. La necesidad de definir un modelo de PID ajustado a lo establecido en el marco legal definido por INSPIRE y la NTI RRI, así como la variedad de posibles alternativas técnicas y organizativas que se presentan, hacen que los PID constituyan un tema de considerable complejidad técnica y consecuencias prácticas a medio y largo plazo de gran calado.

Actualmente, GeoSLab está trabajando, junto con la Universidad de Zaragoza y el CNIG, en la definición y desarrollo de un sistema de asignación y gestión de PID de los objetos espaciales y conjuntos de datos conformes con INSPIRE. Un primer prototipo de este sistema fue presentado en las pasadas Jornadas Ibéricas de Infraestructuras de Datos Espaciales (JIIDE 2016) y Conferencia de INSPIRE 2016. Los resultados obtenidos nos hacen confiar en la viabilidad de la solución propuesta y servirán de base para su evolución a lo largo del presente año.